Valence – Dulce vértigo musical

Valence - Sweet VertigoEl segundo EP de los barceloneses Valence, titulado Sweet Vertigo, nos muestra a una banda que sin abandonar sus influencias y el sonido de su primer trabajo, demuestra madurez y calidad competitiva en estas 5 canciones de puro rock instrumental feliz y buen rollista.

Este nuevo EP sigue nadando entre influencias que ya dejaron bien claras en su primer trabajo. Un rock instrumental clásico que se mueve entre Joe Satriani, sin profundizar en el virtuosismo y Cloudkicker sin caer en el exceso de nerdismo. Y sí, a Valence se les nota la querencia por lo nerd (esa portada que remite a los disco ochenteros de Rush y Marillion, otras de sus influencias ocultas aunque podemos encontrar ecos de La Villa Strangiatto de los canadienses en varias de las piezas de Valence).

Y como decíamos anteriormente, este trabajo no es ningún punto de inflexión en la banda, pero es que no hace falta. Es un nuevo peldaño en una carrera que poco a poco les está aportando solidez. Las composiciones de este segundo EP son mucho más sólidas y definidas dentro del formato “canción”, aunque sean instrumentales. Madurez compositiva y sobre todo vitalidad y un buen rollo que te da ganas de sol y disfrutar del tiempo y de la gente, signo de identidad característico de Valence.

Los 5 temas se sumergen, con diferentes matices cada uno, en estas divertidas y entretenidas aguas que nos aportan la marejada necesaria para hacer divertido el viaje sin que nos mareemos o se nos haga pesada la travesía. Temas como el inicial Leñador, a medio entre ASIWFAF  y Cloudkicker te sitúa en el estado mental para disfrutar de tan divertido viaje que se convierte en infección de energía en Mosquito Massacre, se hace más profundo en Ballbreaker y saca algo más de nosotros. Y ese algo se convierte en un homenaje a la naturaleza en Whales, canto de amor a las ballenas en un tema que mezcla buen rollo y energía a partes iguales con unos riffs divertidos y energizantes. Pero, acaba el viaje y nos quedamos en el porche de nuestra casa, bebiendo una cerveza y escuchando Supernova mientras miramos el cielo nocturno plagado de estrellas y, reflexionamos sobre lo bien que lo hemos pasado, y cogemos fuerzas para iniciar un nuevo trayecto el día siguiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


tres × uno =

*