Los mejores discos de Metal (II): 1965 The Who

1965 fue el año que cambió todo en la música, según Andrew Grant Jackson en su libro 1965: The Most Revolutionary Year in Music. Y en el Metal también.

 

The Who My Generation - Metal

Es, sin duda, una opinión matizable y para gustos los colores, obviamente, pero parte de razón, en muchos de sus argumentos, tiene. Una de ellas podría ser que, después de que The Kinks, sentaran las bases de lo que sería el riff, como constructor de canciones y que acabaría derivando en Tony Iommi como pieza capital; en 1965 nos encontramos con la aparición de un grupo que trajo la actitud y el poder al género que empezaba a prefigurarse.

The Who sacan en 1965 My Generation, su primer LP. Previamente, y como las bandas de la época, van lanzando singles hasta llegar al éxito con I Can’t Explain que les pone en el candelero. Una canción que, bebiendo del R&B de la época y con un toque merseybeat y mod, ya empieza a mostrar la seña de identidad de lo que serían The Who. Una de las bandas de Rock más grandes de todos los tiempos. My Generation, como disco es la conjunción de cuatro músicos: Daltrey, Townsend, Entwistle y Moon que harán, no de las canciones – que sí- sino de la forma de tocarlas y la actitud en los escenarios y la energía que desbordan en ellos, el ejemplo de lo que luego, más tarde, haría gente como Robert Plant, Jimmy Page, Iommy, Gillan y todos los demás. A medio camino entre el espíritu punk y los aspectos más psicodélicos del rock, My Generation se presenta como la primera obra que ya deja claras y bien sentadas, los manierismos que predominaran durante el Metal de los 70. En el LP encontramos uno de los primeros solos de bajo, tocado prácticamente como una guitarra solista, a medio camino de la canción My Generation – cuya energía, riff y letra ahondan en los arquetipos metálicos todavía por desarrollar. Pero es que además Moon, marcó la manera de tocar la batería de gente como  Ian Paice o Bill Ward (los redobles continuos de Ward, en los primeros discos de Sabbath, beben mucho de la aparente anarquía rítmica de Moon, del mismo modo que la manera de tocar de Carmine Appice en Vanilla Fudge), pero también la idea de que para tocar metal se ha de llegar a dominar cualquier instrumento, incluido la batería y que ésta no sirva sólo como un mero marcador de compases. Y qué decir de Townsend y su manera de golpear y maltratar a la guitarra, tocada con un virtuosismo a medio camino entre un guitar hero al uso y un punk rocker como Wayne Kramer (otro guitarrista que debe mucho a gente como Townsend). Del mismo modo Daltrey, sería uno de los primeros cantantes en rasgar la voz e ir más allá de la mera armonía vocal, aportando un plus de intensidad en su modo de afrontar cada interpretación.

The Who Metal

Por otro lado lo interesante es que The Who no parten del blues como gente como Jimi Hendrix, Eric Clapton, John Mayal, Jeff Beck, sino que parten del pop rock plenamente inglés, que van ensuciando cada vez más, siendo en ese sentido bastante más originales que el resto de músicos de su contexto que, por obvias razones -el blues es un estilo que al igual que el rock, da una importancia capital a la guitarra siendo el músico encargado de tocarla el eje principal de la banda. Y es cierto, The Who nunca fueron metal, pero su influencia como banda de rock, que ya se presenta en este pedazo de disco que es My Generation, empieza, esta vez sí, a prefigurar de manera evidente las raíces de un género que está por explotar.

Te dejamos con el disco en Spotify y en Yotube

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


veinte + Trece =

*