LaDiDa. Rock and Roll Circus

Si empiezo con que desde la fría Suecia nos vuelve a llegar, una vez más, una descarga de rock cálido y música tremendamente enérgica y vital, creo que habré roto, una vez más, el manual de: “No abuse usted de los tópicos”. Pero es que lo que hacen estos LaDiDa, es Rock, de ese que tantas y tantas veces echamos de menos en la producción musical actual. Más allá de revisitaciones forzadas de pasados que ya no volverán por mucho que copiemos y abusemos de sus modos y costumbres, estos suecos de Göteborg, siguen la estela de gente como Yeah, Yeah, Yeah y sus acercamientos al punk-rock más básico, se asemejan en momentos a las propuestas de gente como The Cardiacs, o al dance rock festivo de Electric Six. Pero, pese a todo ello suenan a ellos mismos, a LaDiDa.

Formados por Bea, Rat, Erik y Andy, el cuarteto es capaz de añadir instrumentaciones y sonidos propios de otros estilos y alejados de la música, de igual modo que los Stooges abrazaron el saxo y lo convirtieron en un instrumento plenamente punk. Así toman el estilófono, y la melódica y lo someten a las lógicas del punk creando un sonido original y tremendamente fresco, tal y como demuestran en su single de debút, el infeccioso Dance. En este tema ya demuestran de forma bien clara cuáles son las directrices sobre las que se mueven, rock visual, con maquillaje, vestidos excesivos y ciertos acercamientos a la estética circense clásica del gran circo de masas que es el rock and roll.


Pero aparte del single, el disco muestra mucho más. Desde el enérgico pop-punk de Money On Shoes y Breeding, que te va hará acordarte de cuando The Hives, Hellacopters y tantos otros grupos de Suecia trajeron de vuelta el rock y su peligrosidad inherente a un panorama adormecido por el grunge, al power pop sixties de un tema como Idiot y dejan espacio incluso para un tema más recogido como Mercy Fuck, que recuerda a la melancolía de los discos de Johnny Thunders en solitario (salvando las distancias, obviamente) o a la experimentación del tema más largo del disco, Narcissism Blues, en el que Bea muestra su capacidad vocal.

Muchos podrán decir que este cuarteto no ha inventado nada, pero es que no hace falta inventar nada, y menos cuando de hacer rock estamos hablando. Simplemente con demostrar de donde se viene, a donde se va y los cojones que se tienen tocando con energía, la dosis justa de mala leche y de sentido del humor, se pueden seguir haciendo cosas muy grandes. LaDiDa, no van a salvar el mundo de la música pero se lo van a pasar muy bien durante su, esperamos, larga trayectoria.

Soundcloud
Facebook

Escucha a LaDiDa en Spotify

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Trece − Ocho =

*