La historia de la música electrónica española en 14 temas

Aparte de esporádicos éxitos masivos, la música electrónica española siempre ha circulado por cauces paralelos al Mainstream. No es tarea fácil trazar una breve y parcial historia de los compositores españoles devotos de los sonidos avanzados, pero tras el modesto revuelo que causó nuestro top de las 30 mejores canciones indies españolas del siglo XXI nos hemos animado a crear una nueva lista, esta vez entregada a la música electrónica en su más amplio sentido, avisamos.

Pero en esta ocasión el factor vertebrador no será el excelente gusto musical de Gotcha, no. Esta lista pretende trazar una breve cronología de lo que ha sido la música electrónica en España desde los años 70 hasta la actualidad. Por lo tanto se han tenido en cuenta circunstancias como la innovación, la popularidad, la trascendencia y la influencia musical. Empezamos.

Los 70

Neuronium – Vuelo Químico (1976)
Banda pionera de la música electrónica española, fue creada en 1976 por el artista belga afincado en España Michel Huygen. Los otros dos miembros eran los músicos Albert Giménez y Carlos Guirao. Efectivamente, los primeros pasos electrónicos necesitaron de un empujón extranjero. Los años 70 eran un terreno abonado a las canción protesta y el rock’n’roll y la electrónica brillaba por su ausencia. Neuronium calificaba su estilo de “música cósmica”, pero se podría muy bien enmarcar dentro de la tendencia de la época de rock orquestal y ambiente encabezada por nombres como Vangelis. “Vuelo Químico” fue uno de sus temas más significativos.

Los 80

Esplendor Geométrico – Moscú está helado (1981)
Tras una década iniciática de escasez electrónica, llegan los años 80 a España con su proverbial explosión de creatividad, curiosidad y, también, cantamañanas. Esplendor Geométrico se incluye en los dos primeros grupos, por supuesto. Banda formada en 1980 y aún en activo, que se lanzó a las corrientes electroindustriales del momento, entre sus primeros trabajos podemos encontrar ya piezas que han pasado a la historia de la música electrónica española, como “Moscú está helado”.

Azul y Negro – Me estoy volviendo loco (1982)
Este dúo electrónico de Cartagena podría definirse perfectamente como el anverso del sonido geométrico. Con una música mucho más festiva y bailable basada en sintetizadores, guitarras eléctricas, vocoders, secuenciadores y algunos instrumentos acústicos, Azul y Negro alcanzó una gran notoriedad y fama a principio de los 80. Su tema “Me estoy volviendo loco”, elegido para ser la canción oficial de la Vuelta ciclista a España fue un pepinazo que aún resuena en nuestras cabezas.

Aviador Dro – Nuclear, sí (1983)
Siguiendo la senda futurista abierta por Esplendor Geométrico nos topamos con uno de los grandes nombres de la electrónica ochentera en España. Aviador Dro y sus obreros especializados gozaron de mucha popularidad gracias a su tema “Nuclear, sí”. Este éxito fue el que empezó a cimentar lo que acabaría siendo una pequeña fortaleza de música alternativa: la discográfica DRO. Probablemente el grupo de electrónica más conocido y aplaudido de la década (aún en activo) Aviador Dro nos brindó un sonido y unas letras inolvidables: “yo quiero bañarme en mares de radio con nubes de estroncio cobalto y plutonio, yo quiero tener envolturas de plomo y niños deformes montando en las motos”.

Aunque la llama electrónica ya había prendido en España, lo cierto es que el segundo lustro ochentero fue más profuso en bandas de tecno-pop que en proyectos puramente electrónicos. A estos grupos les pesaba más el testículo pop que el huevo tecno, razón por la cual no aparecen en la lista. No obstante, durante los últimos años de la década de los ochenta, la escena electrónica estaba en plena ebullición, especialmente en Valencia, donde ya se empezaba hablar de la ruta destroy. Pero este fenómeno no explotaría hasta que llegamos a…

 Los 90

Megabeat – Es imposible, no puede ser (1990)
La llegada de la nueva década supuso un auténtico cambio de rumbo en la cultura noctívaga y underground de España. La Movida Madrileña arrojaba sus últimos estertores mientras que Valencia se erigía como capital de la fiesta nacional. Es este un momento clave para la música electrónica del país que, gracias a unos cuantos músicos y dj’s levantinos, queda indisolublemente asociada al hedonismo nocturno y la fiesta sin fin. En este sentido, es imposible no mencionar al conjunto valenciano Megabeat, que abrió la década con su descomunal tema “Es imposible, no puede ser” (1990). Con una música claramente influenciada por sonidos Dance Floor, se les considera los padres del controvertido Sonido de Valencia.

Dunne – Espiral (1991)
Detrás del enigmático nombre de Dunne se escondía la pareja formada por los músicos valencianos Germán Bou y Rafael García. Este dúo nos regaló el que para este plumilla es uno de los mejores temas electrónicos que se han parido en este país: el épico “Espiral”. Por mucho tiempo que pase, este misil sonoro seguirá poniendo la piel de gallina a todo el que lo escuche.

Chimo Bayo – Así me gusta a mí (1991)
El mismo año que se publicaba el ya mentado “Espiral” de Dunne, el Sonido Valencia presentó al primer discjockey nacional que se convirtió en personaje puramente mainstream. Chimo Bayo era su nombre y “Así me gusta a mí” su carta de presentación. La canción, recientemente sampleada por M.I.A., se convirtió en un auténtico fenómeno de masas alcanzando cotas de popularidad nunca antes conocidas en la escena nacional de música avanzada.

Madelman – Chao Amigo (Palais 1996)
Pasados los primeros años 90, el Sonido Valencia y todo lo que conllevaba empezó a morir de éxito y desde otros puntos de la península empezaron a surgir músicos con inquietudes artísticas más alejadas de las pistas de baile. Madelman fue uno de ellos y en 1996 publicó su celebrado álbum “Palais”, con un tracklist solidísimo que incluye unas cuantas joyas electrónicas como “Chao Amigo”.

An der beat – Knuf! (1997)
Un año después, en 1997, el dj barcelonés David Nicolau, bajo el nombre de An der beat ,se cascó un “Recicla-ho”, un larga duración tremebundo que reunía influencias del funk, la música disco, el hip-hop y, ante todo, el house. Knuf! es probablemente su tema más emblemático y conocido. Un rompepistas de cabo a rabo.

Los 2000

Sideral – Hi, Freaks (2003)
A finales de los noventa y durante buena parte de los dosmiles se fue apagando el ímpetu de una escena electrónica española que, de nuevo, pasó a un plano más underground. Bien en favor de músicos y dj’s extranjeros, bien en favor de bandas nacionales de pop rock independiente que estaban petándolo por aquel entonces.

Sin embargo, la Resistencia Electrónica seguía activa bajo las luces estroboscópicas de los clubes nocturnos. Es entonces cuando DJ Sideral empieza a marcar territorio. Lo cierto es que Aleix Vergés llevaba varios años pinchando en varios clubes (Nitsa al frente) de la capital condal y se había labrado un nombre como dj entre los fanáticos de la escena, pero en 2003 tocó techo con la publicación de “Schizotronic & Techno”, trabajo ya mítico que contenía, entre otros, una pieza de puro amor electrónico y nocturno: Hi, freaks.

The Pinker Tones – Karma Hunters (2006)
En 2006 los también barceloneses The Pinker Tones ya llevaban cinco años de trabajo a sus espaldas y ganando popularidad como manufacturadores de sonidos bailables. Si bien su mezcla de estilos abarca el pop, funk, soul, bossa nova, breakbeat, swing, lounge o la psicodelia, este dúo siempre tiene bien presente la electrónica de alta pureza en cada uno de sus trabajos. Ese mismo año editan el disco “The million colour revolution”, conteniendo el festivo “Karma Hunters”, un cóctel sonoro que ya empieza a coquetear con los sonidos tropicalistas que más tarde serían el pan nuestro de cada día.

El Guincho – Bombay (2010)
Y hablando de tropicalismo, en 2010 el músico canario Pablo Díaz-Reixa -El Guincho para los amigos- edita “Pop Negro” su tercer trabajo, que cosecha críticas laudatorias dentro y fuera de nuestras fronteras. Con un sonido que difumina la fronteras de la electrónica, El Guincho explora una galaxia musical con sonidos tribales, loops, ecos tropicales, africanos y ritmos felizmente bastardos. “Bombay” es probablemente el tema que mejor ejemplifica su sonido.

The Zombie kids – Face (2011)
Desde el éxito de Chimo Bayo a principios de los 90, ninguna banda española de electrónica había conseguido colocar uno de sus temas en lo más alto de las listas mainstream. Pero en 2011 el dúo hispanoturco “The Zombie Kids” sacaron su sencillo “Face” y llenaron este vacío. Con un contundente sonido electro-rock el triunfo fue meteórico.

John Talabot feat Pional – Destiny (2012)
En 2012 se juntaron dos de las más sólidas promesas de la electrónica nacional para regalarnos un tema absolutamente exquisito. Para deleite de nuestros oídos, John Talabot y Pional crearon “Destiny”, una joya que reinventa el house y le dota de un sinfín de matices sonoros. Un viaje sensorial en toda regla.

En definitiva, estamos viviendo tiempos de bonanza para la electrónica patria. Hay explosiones de creatividad a lo ancho y largo de la península y en Gotcha nos hemos hecho eco de ello. Bflecha, Copa Turbo, o Fire son algunos de los músicos avanzados a tener en cuenta.

6 comentarios en La historia de la música electrónica española en 14 temas

  1. Anonymous // 28/03/2014 en 20:49 // Responder

    Muy buen resumen de un género maltratado en nuestro país.

  2. Anonymous // 08/04/2014 en 19:33 // Responder

    pinker tones? omg! fuera de la lista ya!!

  3. Fuera por qué? PINKER TONES son un referente en la fusión de electrónica con otros estilos.

  4. Anonymous // 09/04/2014 en 08:46 // Responder

    Tocotronic no es ningun tema, es una banda de electropop alemán. ‘Hi, Freaks’ es el tema de la banda que con el que Aleix abrió el Schizotronic. Pero no es suyo. De hecho sólo produció 2: Keeper 21 y If you see Kate.

  5. Gracias por la aclaración. 🙂

  6. menudospayasos // 02/06/2016 en 06:46 // Responder

    la historia de la música electro/pop no electrónica so payasos

2 Trackbacks y Pingbacks

  1. jadwal cpns 2017
  2. GVK BIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


16 − 8 =

*