Historia del Metal (V) – Cream. Wheels of Fire

Wheels of Fire. Metal primigenio.

Uno de los primeros dobles álbums del rock and roll, y que abrió nuevos caminos, trasladando el blues al rock progresivo y a ritmos y afinaciones no convencionales.

Cream Wheels of Fire - Historia del Metal

Ginger Baker, Jack Bruce y Eric Clapton, tres de los mejores músicos de su generación, formaron Cream en 1966. Cream fue una banda seminal en la creación del metal, no tanto por su estilo, un blues sucio y tradicional que acabó mezclándose con rock, psicodelia y prog, sino por su manera de abordar y tratar cada uno de los instrumentos. Ginger Baker, batería, encontró la posibilidad en Cream de fusionar elementos africanos y ritmos primigenios del blues, a esas estructuras básicas. Jack Bruce, bajista, fue más allá de la escala básica de blues para fusionarla con la psicodelia y elevar la manera de tocar el bajo a otros niveles, sin convertirlo en una guitarra de graves como hacía John Entwistle, sino tocándolo como lo que es: la fusión entre ritmo y melodía que aguante y soporte a la guitarra solista. Y Eric Clapton, uno de los creadores más innovadores de la guitarra solista, junto a Jimi Hendrix, Jimi Page y Ritchie Blackmore (que ya estaba dando muestras de lo que era capaz en los Deep Purple Mark I), capaz de pasar de un guitarrista de blues a crear algunos de los riffs más característicos del rock.

Wheels of Fire fue su tercer disco y para mí el mejor de todos. Su experimentación en Fresh Cream y Disraeli Gears acaba derivando, de manera orgánica y natural, en la música que podemos escuchar en Wheels of Fire. Un disco que todavía no es Heavy Metal (falta un año para el despegue real del estilo), pero sin cuya existencia, seguiríamos sin entenderlo. Ya hay canciones que son puro metal, dentro de discos que todavía no lo son, como por ejemplo un tema como Race With The Devil de Gun In a Gadda Da Vida de Iron Butterfly o Wring That Neck de Deep Purple, pero el estilo no acaba cristalizando en un disco puro del género, hasta el año siguiente. Wheels of Fire, fusiona elementos de blues, psicodelia, jazz y rock, aumentando para ello la densidad de la distorsión de la guitarra, como elemento de creación de ruido melódico y centrándose en los graves para crear una muralla opaca sobre la que construir los temas.

Es, con esta manera de componer, donde aparecen temas míticos como White Room, en la que la épica de la intro se consigue con esas guitarras dobladas en dos tonos, y a partir de la que se construye un blues psicodélico, a lo Jimi Hendrix, donde se luce Clapton con sus fraseos y en el solo final. O ese blues oscuro como es la versión de Sittin’ On The Top Of The World, donde la guitarra se carga de graves y densidad en un tema lento y susurrante. También hay espacio para la experimentación lisérgica en un tema como Passing The Time, pura perversión de la psicodelia californiana, donde se alternan pasajes floridos con ruidismo. O revisiones folk como As You Said que anticipan experimentaciones sobre el género por parte de Jimi Page. Politician es un blues psicodélico con una escala extraña y con guitarras dobladas que flotan en el espectro sonoro sobre la que Clapton y las percusiones de Baker crecen. Those Were The Days es una obra de rock psicodélico que da más importancia al aspecto rítmico de Baker que al melódico, explotando con un solo de puro hard rock por parte de Clapton que deja constancia de su versión de lo que Hendrix estaba construyendo con su manera de tocar la guitarra. La versión de Born Under a Bad Sign, nos demuestra, por si no lo sabíamos ya, que el blues eléctrico es pieza fundamental en la composición del metal. Y finalmente, Deserted Cities of The Heart es puro metal, sobre todo en su parte final, en la que las percusiones y el solo de Baker y Clapton se desatan mostrando a guitarra y batería como elementos fundamentales del nuevo género por nacer.

En definitiva, Wheels of Fire de Cream son el último disco de transición genérica en el que reconocemos todos los elementos anteriores y vamos viendo de manera clarísima ya, como se desarrolla todo lo que explotará el año siguiente con la aparición de Led Zeppelin, que lleva el blues al hard rock y Black Sabbath, que lo lleva hacia el metal, mientras que por otro lado tendremos a Deep Purple que llevará la música clásica hacia ese genero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


uno × cinco =

*