Go Die – Punk como si fuera 1982

Go Die - Nail House Rock

Go Die son un duo de Orange County, California que nos traen un punk rock a medio camino entre Black Flag, Poison Idea o The Future of The Left.


Go Die - Nail House Rock
Si estuviéramos en 1982 y Dead Kennedys, Black Flag, Circle Jerks, Descendents fueran las bandas que llevas en el walkman mientras sales a patear las calles con tu skate, seguramente la salida del disco de Go Die, Nail House Rock, te pondría más Pinocho que robarle a tu padre su colección de Interviús con Marisol en porretas. Pero estamos en 2015 y el punk a medio camino entre el hardcore y el melódico parece que no es el estilo más popular del mundo, por mucho que de vez en cuando aparezcan algunas bandas que reivindican el estilo. Parece que está más de moda apostar por un hardcore contundente o por recuperar el postpunk de esa época. Por eso que aparezcan bandas como estos Go Die es, para cualquier pollo con sangre en las venas, una excelente noticia.

Este duo afincado en Orange County California, no necesitan más que una guitarra distorsionada como un pedo de Satán y una batería capaz de ir más allá de las puertas de Tanhäuser con sus redobles y sus breaks, para sonar potentes, duros y contundentes pero, a la vez, aportar las dosis de melodía rockera necesarias para crear himnos de auténtico Punk. Y es que pese a lo aparentemente básico de su propuesta, canciones como Sweet Backflip o Modern Me están mucho más elaboradas de lo que a primera vista podría parecer, mostrando la capacidad de Josh y Cris de componer auténticas canciones punk.

Modern Me, por ejemplo, con su toque setentero que recuerda a la fusión bastarda de los New York Dolls con los Sex Pistols que fueron los Dead Boys, o la melódica 1994 que retrotrae a los 90, esa etapa donde el punk melódico tuvo parte de su apogeo entre la muchachada. O la contundencia del tema con el que abren el disco, ese Nailhouse Rock, infeccioso y rudo como los discos de Poison Idea (la que para mí es la mejor banda de punk de la historia). Todo ello sin olvidar el libertarismo contestatario propio del punk y que se ve reflejado en letras como las de Vex, donde se critica sin tapujos la vida en Orange County, o K.T, donde se quejan del estado policial y del sistema judicial que defiende a los que tienen dinero.

Go Die están devolviendo el punk al rock y el rock al punk sin abandonar en ningún momento las esencias y devolviendo la contundencia perdida, las letras irreverentes y que llevan a la lucha y a la rebelión, recuperando de nuevo la peligrosidad, incluso incorporando algún elemento de thrash punk (que se llamen Go Die, como la canción de D.R.I tendrá algo que ver) que parece que estábamos perdiendo. Hacen falta más discos como este que traigan de nuevo el punk a lo alto de la escena, como si estuviéramos de nuevo en 1982 y Black Flag, Dead Kennedys, Descendents, Circle Jerks y tantos otros fueran la banda sonora que nos llevamos en el walkman mientras salimos con el skate.

Facebook

Bandcamp

Soundcloud

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


19 + 13 =

*