Delarge. Rock con intenciones

Cinco Canciones para el Fin del Mundo es el primer EP de los sevillanos

Rock con intenciones es lo que encontramos en Cinco Canciones Para el Fin del Mundo, el primer EP de Delarge.

Delarge - EP reseñaCuesta, a veces, encontrar bandas de rock que no se basen en sonoridades retro. Normalmente, el eterno-retorno de las modas, hace que, actualmente, nos encontremos con multitudes de bandas que basan su sonido en épocas pretéritas que sirvieron de base para traernos grupos míticos, léase los 60-70-80 o 90. Si bien esto no es intrínsecamente negativo, sí que hace que nos quedemos clavados en el viejo adagio de que cualquier tiempo pasado fue mejor, olvidando que el mejor momento es el que estamos viviendo hoy y ahora. Por eso, que haya bandas que, aunque sea indudable que muestren sus influencias, intenten no anclarse en ese pasado mítico, es digno de admiración. Bandas que buscan que su sonido no sea esclavo de sonoridades que ya les hacen soñar añejos y que nos sonrojemos al escucharlos 4 o 5 años después, cuando las modas nos lleven hacia otras direcciones.

Delarge son una de esas bandas. De momento con su primer EP, Cinco Canciones Para el Fin del Mundo, pese a que todavía suenan como una banda en proceso de formación, nos muestran esa voluntad de no sonar ni como hijos de su tiempo, ni como deudores de la tradición. Pero sí que tienen claro que son un grupo de Rock.  Y, además, un grupo de Rock con intenciones. Cuáles son esas intenciones es algo que dejamos al libre albedrío del lector de esta reseña, una vez haya escuchado su música, pero sí que demuestran esa voluntad de buscar algo, de ir más allá.

En estas cinco canciones, que tal vez suenan menos apocalípticas que lo que su título podía darnos a entender, encontramos, principalmente, un sonido de guitarra solista que puede convertirse en su seña de identidad. El fraseo que acompaña al riff de Blanco Fácil, canción que abre el EP, es de los que se quedan en la menoría y de los que invitan a acompañar con un solo de air guitar mientras lo escuchamos.  O, el que abre el segundo tema La Ley de los Sucesos Raros, con ese sonido que recuerda a los Placebo de su primer disco para luego sonar plenamente rockera. Un tema que para mí es el mejor de los 5, por su mezcla de pasado y presente y ese ritmo infeccioso y con un estribillo con vocación de himno. Así Amó Zaratrustra, es el tema más complejo de los cinco, buscando nuevos registros entre los medios tiempos y los crescendos del estribillo, pero sin desatarse buscando una tensión contenida. Miss Farenheit suena como si Platero y Tú tuvieran 20 años en 2015, con ese riff de guitarra clásico y el solo que suena a los de Iñaki. Pero ahí está la gracia, no suena a los Platero de 1993 sino a como sonarían si surgieran ahora, con lo que notamos la influencia en la construcción del tema, pero sin que el sonido sea retro. Billy Elliot, con esas guitarras saturadas, y esa letra vacilona es, del mismo modo, una clara declaración de intenciones de Delarge: Thom Yorke y Mick Jagger como referentes de pasado y presente aunados en un tema que bebe y suena a rock atemporal con vocación de llevarte a poguear en sus directos.

Del mismo modo el aspecto de las letras del grupo sevillano, pese a su juventud, está cargado de ironía, aspectos vacilones y la intención de no seguir siempre los mismos tópicos que nos llevan, a veces, al sonrojo. Pese a que la temática no deja de ser chicas y rock, demuestran saber usar los recursos músico-literarios con contrastada solvencia, dando ese plus que tanto cuesta encontrar.

Delarge no van a salvar el mundo del apocalipsis, tampoco van a ser, de momento, el nuevo hype que les lleve a Glastonbury o al Primavera, pero sí que son una de esas bandas que tienen un camino y un recorrido propio y que les llevará, a medida que vayan madurando, a ser dueños de su propia carrera. Esperemos que así sea.

Bandcamp

Facebook

Twitter

Te dejamos con Revolver su nuevo single y que no está en este EP.

 

1 Trackbacks y Pingbacks

  1. bad credit home loans

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


diecisiete − dos =

*