Crónica: Concierto Karate Laser y Teenage 25-09-2015.

Concierto presentación de Teenage y Karate Laser

KARATE LASER - CRÓNICA

Ft: Lu Misterio

 

Oye, muy bien el concierto de la noche del pasado viernes 25 y lo de jugar con la nostalgia colectiva en la Maravillas. Porque desde el sitio escogido, el cartel, hasta los nombres de los grupos, y las sendas covers que se marcaron, todo tenía como plan maestro jugar al Hundir la Flota con tu pasado (a veces más reciente, a veces menos). Y testeando de forma rápida la media de edad de los asistentes, puedo afirmar que muchos jugaron con la Gameboy clásica, se echaron unos vicios al Street Fighter de recreativa  y estaban pasando la adolescencia tardía con el primer GH.

Los encargados de abrir la noche, Karate Láser, hicieron su debut con puntación más que notable. Como una especie de Suicide pero de aquí, y por descontado, sin el rollo solemne y hasta lúgubre de Alan Vega y Martin Rev, el grupo formado por Joe Karate y John Laser nos regaló temazo tras temazo a golpe de sinte, buenísimas bases, incluso efectos irresistibles (¿quién puede decir no al sonido de la clásica alarma de central nuclear sobrevolando en medio de un sinte de reminiscencia bakala?) y letras que, si conoces parte de las raíces del grupo, deberían encajarte en el puzzle final sin mucho esfuerzo. Resumiendo, hasta la gente más parada como es mi caso, que vemos los conciertos estilo columnata dórica y sin beber, veíamos que se te acababa moviendo un poco el tobillo al ritmo loco de la noche. A destacar “Bloqueada”, con ese estribillo totalmente hit, (da ganas de repetírselo al ex de marras) o “Gore italiano”, una joya oscura con un tempo más controlado y que sugiere estilosamente una buena dosis de mal rollo. Pero, chulazos, ¿y este momento de la cover? hay que tenerlos bien puestos para cascarse una versión mejorada ¡MUY MEJORADA! del “Mola Mazo” de Camilo Sesto. En definitiva, no prueben esto en casa, niños.
Para cerrar el duelo -porque así se presentó la mandanga, si bien luego más que duelo era un amigueo entrañable- estaba ese bombón de caja roja que es Teenage. Afirma servidora que fue mi primer pero espero que no último contacto con este delicado ser, que me dejó totalmente en shock. ¿Cómo no vas a derretirte ante alguien que aparece detrás de su teclado estilo “broma voy subiendo escaleras imaginarias”  y diciendo con su voz ultra diver: “VOY A INVITARTE A MI FIESTA DE GRADUACIÓN?” en serio, amarlo.
Crónica Teenage, Karate Laser

Ft. Lu Misterio

Así que, camarero, otra vez ración doble de bases cojonudísimas y ochenteras que me hacían mesarme la barbilla pensando, “¿hum, cómo lo ha construido?”, referencias adecuadas para enamorarme ¡Berlanga! ¡Twin Peaks! y una actitud absolutamente adoréibol, de las que despiertan tu lado maternal y quieres apretarle las mejillitas. Teenage fue el contrapunto del concierto, como el hijo hiperactivo de un matrimonio feliz y asentado ( los previos Karate Laser). Su maravillosa versión del ‘Indicios de Arrepentimiento” de Berlanga a dúo con su colegui Ru fue la prueba de fuego para aceptarlo en mi corralito: los que me conocen saben que tengo un poderoso hook ahí con Berlanga y su discografía. También a destacar “Batallas Navales” dignísima de los tiempos clásicos de Alaska y Dinarama. En definitiva, todo tenía un extraño sabor a los momentos post-Movida, esos del logo de Telecinco con la flor, pero en nice y en soñador, sin el exceso de brilli brilli o sonrisa congelati.

Resumiendo, una noche de concierto que apelaba a tu lado adolescente y curioso, a ese que lo goza con el eurodance, Ryan Paris o los primeros dosmil, una noche de neón y carteles que hubieran molado todo al Popy Blasco, donde encima brillaba con su tipografía retro el antiguo cartel de la sala Maravillas. Heavens, nos hacemos mayores.
Texto: Lu Misterio

4 Trackbacks y Pingbacks

  1. Chat Rooms
  2. spam
  3. puffco plus pen review
  4. GVK Biosciences

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


tres + 5 =

*