Cronica 9m Lied y Pytra Oyster. 15 Marzo 2013 Sala Alfa Barcelona

Pytra Oyster

Barcelona es una ciudad que se llama cool a sí misma, pero vive sumida en un proceso de hipsterismo y guirismo que es, en el fondo, un enorme problemón. Si otras ciudades deben hacer frente a alcaldías y ayuntamientos de marcado corte conservador, que se dedican a cerrar salas de conciertos y a subir el IVA al 21% en los precios de las actividades culturales; el problema de Barcelona es, en el fondo, el problema del “hay que hacer las cosas que los demás nos dicen que molan, para a su vez molar nosotros”. Y no molar es ir a conciertos de bandas honestas, currantes, con un discurso propio alejado de las falsas ideas de modernidad. Una modernidad marcada, en tantas ocasiones. por muchos medios musicales que parecen, más que revistas dedicadas a la música, magazines de tendencias más pendientes de decirte lo que lo va a petar que de hacer caso a la música. Nos convertimos muchos veces en fabricantes del Hype, más que en reseñistas, cronistas o difusores de bandas que creen en su música.

Es por eso, que propuestas como las de 9mLied o Pytra Oyster, propuestas que sí, todavía tienen que madurar bastante, pero cuyas bases están ahí y que permitirán que estas bandas vayan poco a poco creciendo cada vez más; se quedan muchas, pese a lo económico de la propuesta (3 euros por entrada) en ensayos con un público formado por amigos y los miembros de la banda que tocaba antes o después. Y esto es lo que una ciudad que se dice musical y que alberga propuestas en teoría dedicadas a la promoción de la música como Sónars y Primaveras (aunque todos sabemos que más que música ambos festivales son como el Saloufest para treintañeros hipsters), no puede permitirse. Pero esto no es culpa, en el fondo ni de Primaveras, ni de Sónars ni de las administraciones, que han sabido encontrar a su público para rentabilizarse. Es culpa de nosotros, el público.

Esos “fans” de la música y asistentes a conciertos, público de base, y musicólogos que van a tiro hecho, incapaces de dedicar 3 euros o dos horas de su tiempo a bandas que no salen en los medios, porque no las conoce nadie y claro, como no las conozco seguro que son una mierda. Pues no. Es aquí, en estas salas de aforo pequeño, con bandas jóvenes y que buscan abrirse su propio camino, donde hemos de estar, a las que hemos de apoyar y no a las grandes cuyo apoyo mediático va a asegurarse un lleno allá donde toquen. Son estas bandas las que serán la cantera del mañana y a las que debemos hacer caso y dar nuestro dinero y nuestro apoyo, porque luego desaparecen sin que hayan podido decir su discurso musical, un discurso que si se les deja es, en muchas ocasiones, más real y honesto que el de muchos hypes actuales.

Y así fue. Pese a ser escasamente 20 personas, 9mLied, demostraron que su rock instrumental (me niego a llamarlo post-rock, ya que ahí hay más estructuras rockeras y del progresivo clásico, que del post-rock) es algo que poco a poco va a ir cogiendo forma. Todavía adolecen de caer mucho en los clichés del género y hay veces que las canciones se hacen un tanto largas y repetitivas, pero no por eso son una mala banda de directo. Hay que dejarles crecer todavía más para que puedan librarse de esas ataduras, pero base musical para ser capaz de aguantar una hora de concierto basado en temas instrumentales, la tienen.

Más innovadores y atrayentes, que los 9MLied, fueron Pytra Oyster, una banda cuyo EP reseñamos aquí y a los que teníamos ganas de ver en directo, atraídos por las sonoridades y los intentos de explorar a través del ruído en la composición de canciones. Y son, realmente una banda de directo. Pese a contar con menos tiempo, por problemas de horario, que les llevó a acortar su set, demostraron fehacientemente que las pedaleras de efectos, los reverbs, los delays y los ruidos están en función de la música y de la intensidad que cada concierto provoca, siendo cada uno de ellos único y especial. Como una jam session donde cada tema es arrastrado por las intensidades y las respuestas que el estado de ánimo que les imbuye en ese momento. Canciones que unos momentos suenan rabiosas, potentes y cabreadas para sonar tiernas, dulces y amorosas instantes después, lo que expande las posibilidades de cada tema más allá de lo grabado en la maqueta. Momentos que a mí me recordaron a los Hawkwind más espaciales y a veces a los Sabbath más grungeros, a los Soundgarden más psicodélicos y a los Slint más directos. En definitiva una banda que tiene su punto fuerte en el directo, que es donde una banda se demuestra fuerte y donde pueden verse sus capacidades de evolución. Y Pytra Oyster tienen futurazo. Y Gotcha estuvo ahí para dejar constancia.

10 Trackbacks y Pingbacks

  1. Crónica: Niño Burbuja + Dear Alice. Sala Monasterio 23 Marzo 2013 | Gotcha Musica
  2. 9m Lied. Paisajes galvanizados de etérea dispersión. - Gotcha Musica
  3. cara merawat rambut rusak
  4. Alliance FX Capital Ltd
  5. Peruvian alpaca clothing the best alpaca shop of peruvian clothing
  6. φρου φρου
  7. fast seedbox
  8. videos
  9. GVK BIO
  10. in vitro pharmacology

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


16 − 15 =

*