AMFest 2016: Punto de inflexión.

Los días 3, 4 y 5 de noviembre, se celebró, una vez más, el ya tradicional AMFest. Festival de rock instrumental, postrock, mathrock y géneros cercanos que, en esta edición, creemos que ha dado su punto de inflexión. A partir de ahora lo que va a venir va a ser mejor y más grande. No puedes llenar el Apolo con Leprous y God is Astronaut un año y al siguiente privarnos de un privilegio similar.

Así, como te decimo, este año el AMFest se ha alternado entre la 2 y el Apolo, dejando la sala grande para los dos grupos antes mencionados y la pequeña para el resto de bandas. Bandas que, en muchos casos, podrán llenar la sala grande en un futuro relativamente cercano.

El festival siempre ha sido ejemplo de dar cabida y protagonismo a bandas pequeñas, que justo están en su primer trabajo (ya sea un EP o un disco), con lo de altavoz y plataforma tiene para los grupos, este evento. Este año no ha sido menos, mezclándose titanes de su género, como los ya mencionados o The Album Leaf, con bandas como Mardemarmo, Bala, Doble Capa o Our Next Movement. Y la mezcla y la posibilidad de descubrir nuevos talentos es algo que hace del AMFest un festival familiar y del que mola sentirse partícipe, aunque sea cubriendo las jornadas desde prensa.

Jueves 3

Ft Jorge de Arlanza

Ft Jorge de Arlanza

Este día el festival abrió con Gambardella un interesante trío de jazz y psych rock, que hace del desarrollo instrumental de querencias sixties parte de su razón de ser. La propuesta que presentan es muy interesante, aunque a veces les falte un poco de concreción. De todos modos una buena manera de abrir un festival. Lost in Kiev fueron los segundos y ahí sí que se puso toda la carne en el asador. Su Nuit Noire es un estupendo trabajo de dark postrock, y las atmósferas y los ambientes, más que las sonoridades los acercan a unos Alcest o a unos Les Discrets, aunque musicalmente beban de un postrock oscuro. A mí el concierto me dejó con ganas de más y es que, temas como Insomnia, Narcosis o Nuit Noire ganaron intensidad y contundencia en directo, siendo uno de esos casos en los que un estupendo disco se convierte en un excelente material de directo. Lo de Yndi Halda es para darles de comer aparte, su música es pura belleza y pura ornamentación. Texturas y más texturas a cargo de teclados y violín, arpegios de guitarras suaves y cálidos que te van meciendo y un estupendo Under Summer como carta de presentación del que nos dejaron temas como ese Together Those Leaves que ponen la piel de gallina. Sin duda uno de los conciertos por los que merece asistir a un festival como este.

Viernes 4

Ft Jorge de Arlanza

Ft Jorge de Arlanza

Día gordo con un Apolo a tope para poder ver la actuación de Leprous y God is An Astronaut. Antes cada cuál, Our Next Movement y Doble Capa amenizaban la espera en la sala pequeña del Apolo, pero no pudimos verles por lo que nos reservamos para otra ocasión. Lo de Leprous es raro. Su estilo grandilocuente y exagerado, mezcla de ópera y prog metal, con guitarras que contundentes y afiladas y la voz orquestal y excesiva navegan siempre entre lo sublime y lo ridículo. Su último trabajo, The Congregation, nos dejó temas como The Price, Slave o Rewind que sonaron espectaculares, pero los excesivos cambios de tempo de los temas y lo irregulares de algunas de sus composiciones nos dejó a medio gas. God is an Astronaut, desde que son un quinteto, han mejorado espectacularmente. Sus dos últimos trabajos, Origins y Helios/Erebus son lo mejor que la banda ha publicado en sus 15 años de trayectoria y así lo demostraron siendo los trabajos donde hicieron recaer los momentos más álgidos de un show que empezó superarriba y que nos dejó en estado extático. Sonaron con una contundencia casi metal, menos ambientales y especiales que en anteriores conciertos y temas como Pig Powder, Helios/Erebus, Echoes, mostraron la potencia y la evolución de la banda, acompañada de un excelente juego de luces que nos puso en órbita. El concierto del AMFest, sin duda alguna y uno que hará que el festival se recuerde por mucho tiempo y que sirva de baremo para medir la calidad de las bandas que pasen por el festival en ediciones futuras.

Tras el bolazo de los irlandeses, tiempo ahora para los de Jimmy LaValle. The Album Leaf, tiene bastantes puntos en común con las bandas originales del postrock, sobre todo en lo que tiene de búsqueda de un sonido preciosista y de crear ambientes en base a texturas suaves, que van creciendo y llenando los espacios hasta crear unas melodías que generan emociones en el que las escucha, y que sirven para poder navegar entre estados de ánimo. Esta propuesta es la que llevan haciendo desde hace 18 años y la que les ha llevado a ser una de las bandas imprescindibles para entender el género. Tras la descarga de adrenalina, necesitábamos bajar poco a poco y la bella música de The Album Leaf nos sirvió de colchón para amortiguar el descenso. Su Between Waves, trabajo que presentaban, nos dejó en el relax que su propio nombre indica, ese descanso plácido mientras esperamos la próxima ola que nos sumerja en otro estado.

Sábado 5

ft Jorge de Arlanza

ft Jorge de Arlanza

Mardemarmo, banda barcelonesa de postrock, fueron los encargados de iniciar la última jornada, donde hay más presencia de bandas locales. Su música, nos recuerda a grandes clásicos del género, como Exxasens  (las referencias espaciales de la banda ahí están) o Toundra, y temas como Pulsar, Sagan o Meteör nos dejaron entreve que estamos ante una banda que va a crecer muy pronto. Ànteros, en cambio, banda que nace de la fusión de proyectos de gente de Toundra, Viva Belgrado, Syberia y Erroma, sonaron tal vez a unos Viva Belgrado un poco más etéreos y menos agresivos. Lo cierto es que el mejor tema fue el instrumental Luna, que dedicaron a un amigo recientemente fallecido, pero el resto sonó plano y repetitivo. Lo mismo que el dúo gallego Bala, fusión de stoner, grunge, punk y hardcore, que una vez pasada la agresividad de los dos primeros temas, se limitaron a desgranar temas uno detrás de otro, sin que hubiera matices o elementos diferenciadores entre uno y otro. Tal vez es que me hago mayor para la música que no aporte más que agresividad sin sentido.

Con la tríada de bandas locales, y tras la cancelación de My Sleeping Karma, siguieron uno de los platos fuertes de este AMFest, Three Trapped Tigers y su math rock con ramificaciones hacia el ruidismo electrónico. Sonaron muy interesantes aunque, tal vez, pequen de algún exceso de onanismo instrumental. De todos modos, verles tocar en directo es una delicia y ver como realizan esos arpegios imposibles, esas fusiones de ritmo y ruido que crean melodías logarítmicas y como no fallan una nota en directo es todo un acontecimiento. Espectaculares. Luego venían Za!, pero ya no teníamos el cuerpo para tanta locura. De todos modos se cuenta por los lugares que fue un excelente fin de fiesta.

Texto: Iban Sáenz

 

 

4 Trackbacks y Pingbacks

  1. chat online adults
  2. bad credit home loans
  3. Bdsm
  4. daftar umpn

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


cinco × 3 =

*